!! PARA PODER DESCARGAR DARLE A SEGUIR !!

!! TO BE ABLE TO DOWNLOAD IT !!


PLAY ONLINE CHESS - AJEDREZ ONLINE GRATIS - VER TORNEOS ONLINE - VIEW TOURNAMENT ONLINE

chess24.com your playground

BIOGRAFIA: Carlos Torre Repetto

Biografía
Título de gran maestro internacional otorgado a Carlos Torre Repetto en 1977..

El Gran Maestro mexicano Carlos Torre Repetto, es considerado como uno de los genios más brillantes del juego ciencia de todos los tiempos. Sus partidas son habitualmente analizadas y calificadas como joyas de belleza en libros y publicaciones especializadas. En contraste, su vida también estuvo marcada por la tragedia. Una enfermedad de orden físico, no atendida a tiempo y cuyas lesiones afectaron su sistema nervioso central, le impidió de manera repentina, continuar el ascenso al máximo título del ajedrez mundial.


Nació en Mérida, Yucatán, el 23 de noviembre de 1904. Su padre, Ejidio Torre, le enseñó a jugar cuando tenía seis años. Al cumplir los 10, su familia emigró a la ciudad de Nueva Orleans, Estados Unidos. Ahí pronto se convirtió en uno de los mejores ajedrecistas de la ciudad. Antes de cumplir 14 años ganó el segundo lugar, pronto obtuvo el primero; en 1923 fue campeón del estado de Louisiana, luego logró el campeonato de Nueva York y casi enseguida se coronó campeón del torneo más importante de los Estados Unidos de esa época, el Western Championship, de Detroit, en 1924.


Su fulgurante carrera continuó en Europa al participar en el torneo de Baden Baden, Alemania, donde fue el más joven y obtuvo el décimo lugar entre los mejores competidores del mundo. Luego fue invitado al torneo de Marienbad, donde logró un tercer lugar e hizo "el juego más hermoso del torneo", según el G. M. Ricardo Reti.


En noviembre de 1925 participó en el Campeonato de Moscú, el encuentro más importante de esa época a nivel mundial. Ahí causó expectación y asombro al vencer a los mejores ajedrecistas del planeta. Destacaron sus victorias ante Emanuel Lasker, entonces ex Campeón del Mundo, Frank Marschall, Ricardo Reti, Freidrich Sämisch y otros. Hizo tablas con el Campeón del Mundo, José Raúl Capablanca. Se mantuvo como líder absoluto durante las nueve primeras rondas, pero, (este es un rasgo que siempre le caracterizó), perdió inexplicablemente ante jugadores de rango menor... Aún así, obtuvo el quinto lugar en la clasificación general. 


En 1926 vino a México y participó en el Torneo por el Campeonato Nacional. Obtuvo el primer lugar, invicto, con seis puntos. Le siguieron, José Joaquín Araiza, con 3, Manuel Soto Larrea, 1.5 y Agustín Freiría, también 1.5. Después viajó a Zacatecas, Mérida y Progreso, "donde venció a todos sus contrarios", según dice una crónica de don Francisco Vargas Basurto, fechada en 1934. Luego fue a Chicago donde jugó en el Torneo Internacional de esa ciudad. Este sería el último de su vida porque poco tiempo después, en Nueva York, y de manera repentina, se le manifestaron los síntomas de la enfermedad. A consecuencias del mal, se trasladó a vivir con familiares a Progreso, Yucatán. Posteriormente vivió en el estado de Nuevo León con otro de sus hermanos. También residió algunos años en el Distrito Federal y, finalmente, pasó sus últimos días en una casa de reposo para ancianos de Mérida, Yucatán, donde falleció el 19 de marzo de 1978.



Partida calificada como la más brillante del Torneo de Moscú de 1925 
Carlos Torre, (México) - Friedrich Sämisch, (Alemania) [A46] Moscú, noviembre de 1925. Ataque Torre 1.d4 Cf6 2.Cf3 e6 3.Ag5 c5 4.e3 Cc6 5.Cbd2 b6 6.c3 Ab7 7.Ad3 cxd4 8.exd4 Ae7 9.Cc4 Dc7 10.Dd2 Tc8 11.0-0 h6 12.Af4 d6 13.Tfe1 Cd8 14.Dd1 Cd5 15.Ag3 0-0 16.Ch4 g5 17.Dh5 Rg7 18.Txe6!! 


¡Explosión en el tablero! Sacrificio que hace trizas el enclave negro. 18...Cxe6 19.Cf5+ Rg8 20.Cxh6 + Rinde, mate en tres movimientos. 1-0





En su honor, una variante de la apertura de peón dama lleva su nombre: "Ataque Torre". Como un homenaje a tan brillante carrera, la Federación Internacional de Ajedrez, FIDE, le otorgó el título de Gran Maestro Internacional, honor que en México, sólo ostentan Marcel Sisniega y Gilberto Hernández.


Apacible y altivo a la vez Don Alfonso Ferriz Carrasquedo, decano del ajedrez nacional, conoció a Carlos Torre y recuerda algunos de sus rasgos personales: "El Gran Maestro Carlos Torre tenía un carácter extraordinariamente bondadoso y amable. Como ajedrecista, casi no le interesaban las victorias, al menos, cuando yo le conocí. Prefería la belleza del juego, su esencia, el por qué de una variante o combinación. Disfrutaba la búsqueda de lo óptimo, era un perfeccionista hasta la exageración. Por ejemplo, estudiaba la etimología de las palabras, su origen, incluso el de las letras, y así descubría toda la riqueza de su significado. Por eso hablaba muy bien, con mucha claridad y precisión. Le agradaba jugar una modalidad de partidas donde, en el instante en que se producía el más mínimo desequilibrio, podía retroceder tantas veces como fuera necesario, hasta lograr un juego perfecto".


"Se interesaba por la filosofía y la historia de las ideas. Opinaba que era absurdo que existieran tantas religiones diferentes en el mundo, cuando en el fondo y desde siempre, todas contienen los mismos principios universales".


"Pero no crea usted que con todos era tan bondadoso en el tablero. Es cierto que no quería ganarle partidas a sus amigos, parece que le faltaba ambición o le daba pena, no sé. Igual actitud tenía con los niños, con muchachos jóvenes, o con jugadores discretos. A todos ofrecía tablas y si alguien le exigía que luchara, entonces las imponía. Pero con grandes jugadores, con adversarios de su talla y con ciertos personajes poderosos, era una fiera, se volvía implacable, se ponía altivo y le ganaba a cualquiera. Por eso era un desastre invitarlo a torneos. No había manera de planear nada con él porque regalaba sus puntos a los competidores más malos y ofrecía tablas a discreción. Y en cambio a los buenos les ganaba y les quitaba puntos decisivos para acceder a alguna norma o clasificación. Así nadie podía con él".


En una ocasión vino a México el Gran Maestro Miguel Najdorf. Participé en las simultáneas que ofreció. Casualmente, el maestro Torre se ubicó atrás y me iba indicando las mejores jugadas. Najdorf pronto notó la calidad del juego y mostró preocupación porque las cosas no iban bien para él. Y cuando mejor pintaban el juego para nosotros, que desde atrás el maestro Torre, sonriente le dice, "¿tablas, maestro?" Por supuesto que Najdorf, encantado, las aceptó y sobre mi cabeza, caballerosamente, se dieron la mano..." "Era generoso hasta la exageración. Dada su pésima situación económica, algunos de sus amigos, a veces, le comprábamos ropa o calzado, o le regalábamos de la nuestra. La usaba un día o dos, pero luego aparecía con la misma de antes. -¿Y qué pasó con el traje, maestro Torre?. -¡Oh, es que tuve que dárselo a un señor de la calle... el pobre no tenía nada! - explicaba, con su típico acento yucateco". "No hay desarrollo sin armonía"


El matemático y ajedrecista Gabriel Velasco Sotomayor, logró hacerle una entrevista en la casa de retiro para ancianos donde vivió sus últimos años en Mérida, Yucatán, el 10 de agosto de 1978. Aparece en su libro, "Vida y Partidas de Carlos Torre", editorial Incaro, 1994. Entre otras preguntas, le formuló las siguientes: -Durante sus años formativos como ajedrecista, ¿qué maestro o maestros ejercieron más influencia en su juego o en su estilo? -"Sin duda, el doctor Emanuel Lasker, pero también aprendí mucho del estudio de las partidas famosas del Morphy, Steinitz, Mason y Tarrasch. Mis primeros libros de ajedrez fueron los de Mason, y creo que ejercieron influencia en mi estilo". ¿Cuál fue la partida más difícil que jugó usted en su vida? -"Tal vez la que le gané a Whitaker en el campeonato occidental de 1924.



El rey magnetizado: 


N. Dupré - Carlos Torre [C41] Campeonato de Nueva York, 1925 Defensa Philidor 1.e4 e5 2.Cf3 d6 3.d4 f5 4.Ac4 exd4 5.exf5 De7+ 6.Rd2 g6 7.Te1 Ah6+ 8.Rd3 Axf5+ 9.Rxd4 Ag7+ 10.Rd5 c6#



Al principio, la posición estaba igualada, entonces yo ofrecí tablas, pero para mi sorpresa, el maestro Whitaker las rehusó. Así que decidí emplearme a fondo y explotar al máximo cualquier pequeña imprecisión de mi oponente. De ahí derivó mucho forcejeo y una tensa lucha. Unas 20 jugadas después mi oponente, en posición inferior, me propuso tablas, pero ya era demasiado tarde. Yo estaba determinado a ganar, y gané, aunque hice un esfuerzo casi sobrehumano". Carlos Torre Repetto escribió en colaboración con N. Rockline, un estudio titulado, "El desarrollo de la habilidad en ajedrez", donde resume algo de su pensamiento como ajedrecista. Se publicó por primera vez en ruso, en 1926, luego se tradujo al inglés, y en 1927, al español. Hace algún tiempo lo reeditó el Club Mercenarios, basado en una traducción de Raúl Ocampo Vargas. 


Estas son algunas de sus ideas: "El desarrollo de nuestra habilidad no consiste en que lleguemos a serconocedores de las aperturas y diestros en los finales, porque no hay desarrollo sin armonía... debemos empeñarnos principalmente en jugar todas las partes del juego igualmente bien, esto es, jugar ajedrez"... "Si siempre jugamos cada vez mejor que antes: la apertura con mayor precisión, el medio juego más conscientemente y el final con exactitud; si nos proponemos hacer nuestros cálculos con más corrección, producir una obra maestra, nuestros esfuerzos internos se traducirán y nuestro progreso sobrepasará a los más lisonjeros sueños"... "La fuerza que se acumula debe producir progreso, y de esta suerte, nuestro esfuerzo continuo y creciente desarrollará nuestra habilidad en razón progresiva"... "La virtud de los grandes maestros es el esfuerzo a conciencia... "El esfuerzo a conciencia y el conocimiento caminan paralelamente"... "Las más admirables combinaciones de los grandes maestros son la culminación de planes directos y simples. 



PROBLEMA
.
La siguiente posición corresponde a la partida jugada entre Carlos Torre Repetto y el famoso jugador Ingles Frederick D. Yates, Torneo de Badén – Badén el 12 de mayo de 1925. Juegan Blancas y ganan.



Estas brillantes combinaciones, que llenan nuestro ser del más alto sentimiento de bienestar, no ocurren al acaso: son producto de la evolución"... "Obrar a conciencia, ser sincero, querer, eso es desarrollo".



A los seis años de edad, aprendió los movimientos de las piezas. En 1915, su familia se mudó a Nueva Orleans (Luisiana, Estados Unidos). Allí, se convirtió en discípulo de E. Z. Adams, un conocido ajedrecista, entonces vicepresidente del New Orleans Chess, Checkers and Whist Club. Durante los años 1925-1926, fue invitado a participar en varios torneos internacionales: Baden-Baden, 1925 (décimo lugar); Marienbad, 1925 (tercer lugar); Moscú, 1925 (quinto lugar); y Chicago, 1926 (segundo lugar). Ese mismo año, gana el campeonato de México. 


En octubre de 1926, padeció una crisis nerviosa, por lo que se vio obligado a retirarse del ajedrez de por vida. La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) le otorgó en 1977 el título de gran maestro internacional un año antes de su muerte.






Torre Repetto tuvo una carrera ajedrecística muy corta: con tan solo 21 años de edad se retiró de los torneos internacionales. Si se toma en cuenta que dejó el ajedrez a muy temprana edad, es imposible saber adónde pudo haber llegado en circunstancias normales. No es osado para muchos expertos pensar que habría podido aspirar al cetro mundial.


En la época de Carlos Torre, no existía un método fiable para medir el potencial de un jugador de ajedrez. Ahora, se tiene el elo; aplicándoselo a Carlos Torre en su mejor época, se obtiene un elo no actualizado ni "inflado" de 2560. Un elo similar al de Spielmann y Tartakower, ligeramente superior al de Réti y Grünfeld y por debajo de los tres campeones mundiales de la época: Emanuel Lasker, José Raúl Capablanca y Alexander Alekhine.


Los resultados obtenidos por Torre contra estos tres grandes fueron de un juego ganado y dos empates: venció a Emanuel Lasker, obtuvo un rápido empate contra Alekhine y, tras una difícil defensa en un final con inferior posibilidad, logró también el empate con Capablanca. Su porcentaje frente a los maestros de fuerza similar a los "tres grandes" fue de 63%. Esto era una característica de Torre: obtenía sus mejores resultados cuanto más fuertes eran sus rivales y en repetidas ocasiones decaía contra los más débiles. En toda partida, destacó siempre su estilo de juego posicional, con gran habilidad táctica.


Carlos Torre escribió la monografía llamada El desarrollo de la habilidad en ajedrez, que se publicó por primera vez en idioma ruso. De allí se obtiene una de sus frases más conocidas: «El desarrollo de nuestra habilidad no consiste en que lleguemos a ser conocedores de las aperturas y diestros en los finales, porque no hay desarrollo sin armonía... Debemos empeñarnos principalmente en jugar todas las partes del juego igualmente bien; esto es, jugar al ajedrez».







Frank MayerPor Frank Mayer - revisado por Salvador Aldeguer
Un gran talento que no pudo desarrollarse
Imprimir
Carlos Torre Repetto
Foto
Carlos Torre Repetto
(* 29.11.1904 Mexico † 19.3.1978)

Carlos Torre aprendió el movimiento de las piezas siendo sólo un niño, viendo las partidas que disputaban su padre y sus hermanos.
Durante su adolescencia su familia se traslado a Nueva Orleáns (Estados Unidos).
Rápidamente se dieron cuenta de su potencial y pasó a ser discípulo de un jugador de la ciudad: Edwin Ziegler Adams.
Sabemos que Carlos Torre siempre estuvo muy agradecido a su maestro que le ayudó a convertirse en un maestro de ajedrez.
Foto
Carlos Torre Repetto
Rápidamente comenzó a cosechar éxitos ganando:
- 1922 el Campeonato de Louisiana,
- 1923 el Campeonato de Nueva Cork y
- 1924 el torneo de la Western Chess Association
Con estas credenciales las puertas de los torneos europeos le fueron abiertas de par en par, apadrinado por Dr. Siegbert Tarrasch.
Su debut se produjo en Baden-Baden 1925, donde consiguió quedar 10º (por delante de Reti, Spielmann, Tarrasch, Colle, Nimzowich…)
Baden-Baden. Alemania. 1925. Clasificación Final
Foto
A continuación la foto de familia Baden-Baden 1925:
Foto
Baden-Baden 1925. Foto: skvellmar.de
Los torneos de esa época reunieron a casi todos los mejores jugadores, por lo que era muy difícil acceder a los puestos de honor.
Foto
Carlos Torre Repetto
Posteriormente se desplazó a Marienbad, donde logró terminar el 3º-4º, cosechando un gran éxito, a sólo un punto de los ganadores.
Marienbad. 1925Clasificación Final
Foto
La foto de familia Marienbad 1925:
Foto
Marienband. 1925. Foto: http://praguechess.cz/
Su actuación más recordada acaeció en el Torneo de Moscú de 1925, quedó 5º-6º por delante de una larga lista de grandes rivales: Reti, Spielmann, Sämisch, Rubinstein, Yates
Moscú. 1925. Clasificación Final
Foto
La foto de familia Moscú 1925:
Foto
Moscú 1925. Foto: Federación Rusa
Además, por si fuera poco, logró vencer en su partida contra el ex campeón del mundo, al Dr. Emanuel Lasker, con una combinación preciosa que pasaría a la historia como “El mate del Molino”

“El mate del Molino”
Foto
"Esta famosa combinación parte del sacrificio de la Dama, esto deja completamente desprotegido al Rey rival que está a merced de los jaques del afil y la torre. Gracias a esos jaques las blancas van barriendo todo lo que encuentran en su camino. Los movimientos de la torre son como el movimiento de las aspas del molino". 

Fuente: Ajedrez de Ataque
Carlos Torre-Repetto - Emanuel Lasker [A46] 
Torneo Internacional de Moscú (12), 1925
Ver en Visor
Foto
1.d4 Cf6 2.Cf3 e6 3.Ag5 c5 4.e3 cxd4 5.exd4 Ae7 6.Cbd2 d6 7.c3 Cbd7 8.Ad3 b6 9.Cc4 Ab7 10.De2 Dc7 11.0-0 0-0 12.Tfe1 Tfe8 13.Tad1 Cf8 14.Ac1 Cd5 15.Cg5 b5 16.Ca3 b4 17.cxb4 Cxb4 18.Dh5 Axg5 19.Axg5 Cxd3 20.Txd3 Da5 21.b4 Df5 22.Tg3 h6 23.Cc4 Dd5 24.Ce3 Db5
Foto
25.Af6 Dxh5 26.Txg7+ Rh8 27.Txf7+ Rg8 28.Tg7+ Rh8 29.Txb7+ Rg8 30.Tg7+ Rh8 31.Tg5+ Rh7 32.Txh5 Rg6 33.Th3 Rxf6 34.Txh6+ Rg5 35.Th3 Teb8 36.Tg3+ Rf6 37.Tf3+ Rg6 38.a3 a5 39.bxa5 Txa5 40.Cc4 Td5 41.Tf4 Cd7 42.Txe6+ Rg5 43.g3 1-0 PGN

Después de aquel torneo, quiso regresar a los Estados Unidos, que le fue obstaculizado por razones políticas...
De esta forma, no le quedó otro remedio de esperar, hasta cuando pudo salir de Rusia.
Mientras tanto aprovechó el tiempo y allí escribió en idioma ruso el libro "El Desarrollo de la habilidad en Ajedrez".
Foto
El Desarrollo de la habilidad en Ajedrez
El maestro Rohlin lo ayudó en su estada en Rusia y se encargó de dicha publicación.
Como podrán apreciar en la reproducción de la portada en español, que su obra fue traducida, comentada y publicada por el Maestro Internacional Raúl Ocampo Vargas de México.
En el año 1926 volvió a México para visitar su ciudad natal Mérida, donde no había estado desde el año 1912.


LA TRAGEDIA

Finalmente, desde México pudo llegar a los Estados Unidos.
Nada más pisar tierra norteamericana, ya participó acto seguido en el Torneo de la Western Chess Association.

Foto
Carlos Torre y Géza Maróczy, Chicago, 1926
(American Chess Bulletin, noviembre 1926, página 140)
Cortesia Arqto. Roberto Pagura, Buenos Aires

Una fuente digna de confianza nos informó, que ya antes de su lucha por el 2º puesto, se percató que los organizadores echaban mano de trucos y trampas.

Por si fuera poco, le negaron el pago del premio que le correspondía por la segunda plaza alcanzada. Carlos Torre presentó una protesta oficial por escrito.

La misma fuente nos transmitió que, cuando se encontraba en la calle al salir de la sala de juegos, fue golpeado y pisoteado.

Cuando trató de defenderse, intervino la policía local de Chicago y le arrestó, encarcelándole.

Parece, que allí le drogaran a la fuerza con “Dopamina”, probablemente inyectada de forma intravenosa.

En consecuencia, le declararon "persona non grata", negándole el visado y expulsándole.

Este “tratamiento” le causó daños irreversibles en su salud, especialmente en el cerebro.

El efecto para un jugador de ajedrez es, que ya no puede concentrarse más de cinco minutos entre dos jugadas por lo que pierde absolutamente su capacidad de concentración.

“Además, en el Chicago de los años 20, una ciudad pacífica y sin ninguna criminalidad, era usual aplicar dicho método para librarse de personas extranjeras no deseadas”.

Al estudiar minuciosamente los archivos del hospital militar de la Ciudad de México se destaparon estos horribles acontecimientos contra la persona y el jugador de ajedrez Carlos Torre.

Cuando regresó a México, se alojó en la residencia de su hermano mayor, médico de profesión, en Ciudad Valles y vivió allí durante muchos años.

A partir de aquel momento ya no pudo participar en ninguna partida ni campeonato de ajedrez oficial.

Carlos Torre nunca más se recuperó de los golpes que le reservó su triste destino, máxime que aquellos métodos “mafiosos” obviamente fueron instrumentados por elementos afines de las organizaciones locales.

Resumiendo: “Una oscura historia del ajedrez americano”

Foto
Otro comentario para aclarar
Carlos Torre nunca tuvo a una novia mexicana, que según dicen algunas fuentes, le abandonó y se casó con otro hombre. Tampoco solicitó una plaza de profesor de ajedrez en la Universidad de México.
Carlos Torre era un hombre apacible. Tenía un sentido artístico muy desarrollado. Apreciaba la belleza y la lógica del ajedrez, Pero careció del espíritu agresivo de los grandes campeones, necesario para llegar a cotas más altas.

A continuación detallamos algunos de sus comentarios sobre los más famosos jugadores de su tiempo:
Alekhine:
AlekhineAl referirse al maestro ruso, opinó:
“Era el mejor calculando variantes; ningún otro campeón se le podía igualar en profundidad de cálculo. Tenía una enorme capacidad de trabajo y una memoria prodigiosa.”
"Cuando le conocí, Alekhine era un férreo combatiente y todavía no tenía problemas con el alcohol".

CapablancaCapablanca:
“Tengo la impresión de que jugaba con vistas al final; veía, o sentía, qué había que hacer en cualquier posición”, dijo al referirse a la “maravilla cubana”, opinión que otros maestros compartieron y comparten con él.

Lasker:
LaskerSobre Lasker, dijo que:
“era un jugador tan práctico como racional al mismo tiempo. Su estilo era más parecido al de Capablanca que al de Alekhine. Era práctico y, a la vez, finamente intuitivo, lo que le permitía ahorrar tiempo y energía y le facilitaba jugar rápido, y así permaneció en un primerísimo nivel a edad muy avanzada”.

La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) le otorgó en 1977 el título de Gran Maestro Internacional (honoris causa):
(¿Una justicia tardía?)
Foto
Titulo GM Internacional FIDE
Carlos Torre Repetto murió un año más tarde en Mérida (Yucatán), su ciudad natal.
Foto
Carlos Torre Repetto.
Cortesía Arq. Roberto Pagura





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por Favor Identificate para hacer tu comentario, caso contrario no podreis hacerlo. Gracias.

No al anonimato. se valiente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...