!! PARA PODER DESCARGAR DARLE A SEGUIR !!

!! TO BE ABLE TO DOWNLOAD IT !!


PLAY ONLINE CHESS - AJEDREZ ONLINE GRATIS - VER TORNEOS ONLINE - VIEW TOURNAMENT ONLINE

chess24.com your playground

TRAMPAS EN AJEDREZ - EL SOFISTICADO CASO FELLER


En la Olimpiada de Janti Mansiisk (Rusia) de 2010 no hubo psicosis, sino una trampa pura y dura, la primera de un gran maestro, el francés Sebastian Feller, de 20 años entonces. La hizo con un método refinado en extremo, que le permitió ganar la medalla de oro al mejor resultado individual de un suplente.

El origen de la cadena de fraude era un amigo de Feller, Ciryl Marzolo, en su casa de Francia siguiendo en directo por Internet las partidas que la selección francesa jugaba en Siberia, ayudado por programas informáticos muy potentes. Marzolo enviaba las jugadas recomendadas por su ordenador al capitán de la selección francesa, Arnaud Hauchard, quien también estaba en Siberia. Y lo hacía a través de mensajes a su teléfono móvil, utilizando un código que básicamente consistía en asignar un número de dos cifras a cada casilla del tablero. Es decir, la primera fila horizontal estaba compuesta por el 11, 21, 31, 41... y así hasta el 81. Y la primera vertical era 11, 12, 13, 14, etcétera, hasta el 18.

Más creativo todavía fue cómo hizo el capitán Hauchard para soplarle esas jugadas al tramposo Feller cada vez que recibía un mensaje en su móvil. Como el tablero de ajedrez es un cuadrado de ocho casillas por ocho, y la Olimpiada de ajedrez se juega por equipos de cuatro jugadores — o sea, hay ocho en cada encuentro, cuatro contra cuatro — Hauchard y Feller tenían un código que asignaba una letra de la A a la H a cada uno de esos ocho jugadores, y un número del 1 al 8 también a cada de uno de los ocho jugadores.

Supongamos que el capitán quería soplar al jugador que debía mover una pieza a la casilla c2. Cuando le tocaba jugar a Feller, el capitán estaba andando alrededor de la mesa y se colocaba detrás de uno de los jugadores, el que representaba la letra c, y se quedaba un rato quieto ahí. Y unos segundos después se movía para ponerse detrás del jugador que representaba el número 2, y así ya le estaba diciendo al tramposo que moviese una pieza a c2. De ese modo, Feller ganó la medalla de oro individual, con 6 puntos en nueve partidas (cinco ganadas, dos tablas, dos perdidas). A los pocos días, la Federación Francesa descubrió que Marzolo, utilizando un teléfono de la federación, había enviado más de 200 mensajes SMS al móvil de Feller (en poder de Hauchard) durante el horario de las partidas.

Después los expertos de la federación analizaron cuidadosamente todas las partidas de Feller en la Olimpiada, y llegaron a la conclusión de que demasiadas jugadas coincidían con las recomendaciones de los mejores programas en posiciones muy complicadas, que requieren un cálculo muy preciso. Ciertamente, es probable que Feller no hiciera trampas en todas las partidas, y también cometió errores, pero alguno de ellos (mover una torre a una casilla en lugar de la otra torre) bien podría deberse a un fallo en su método de comunicación con Hauchard. La Federación Francesa impuso cinco años de sanción a Feller y Marzolo, y tres a Hauchard. Pero Feller, que negó todas las acusaciones y las achacó a una venganza del presidente de la federación por motivos políticos, apeló a la justicia ordinaria, que anuló el castigo por defectos de forma. Sin embargo, la Comisión Ética de la Federación Internacional (FIDE) sancionó en 2012 a los tres jugadores a no poder participar en ninguna competición oficial durante dos años y nueve meses.

Una versión muy similar a este texto fue publicada por su autor en el libro ‘Ajedrez y Ciencia, pasiones mezcladas’ (Editorial Crítica, 1ª edición en 2012).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...